Etiquetas

, ,

Recuerdo la casa, el sonido que producía bajo el levante, las olas reflejadas en las ventanas. Las paredes de salitre.

No recuerdo el jardín de atrás. Prefiero quedarme en esta casa desparejada, sentado en el escalón, viendo cómo te movías entre el viento.

Cuando vas a la parte de atrás, temo perder tu recuerdo. Pero ahí sales otra vez. Entera, sana, como solo puedes estarlo en la memoria.

No quiero recordar el jardín de atrás, allí te pierdo. Cuando te fuiste estabas sola, absorta en el cielo de acero.

No quiero recordarte sobre la hierba del jardín trasero. Te prefiero delante, bajo el sol. Sin darte cuenta de tu admirador desde el mañana.

 

Anuncios