Mira que salgo a buscarte y parece que te escondes, asustada, entre portales.

Mira que intento despistarte en cada esquina, intentando no telegrafiar mis pasos sobre las teclas de las aceras. Mira que, con mucho cuidado y lápices afilados, trazo mi ruta en el callejero cerrando los ojos. Mira que, con todo, no logro encontrarte y me conformo con hacer censo de tus arquitecturas.

Mira que te busco y no te encuentro, ciudad.

Anuncios