Etiquetas

, ,

No enviaré a más hombres allí abajo.

No los mandaré a rescatar recuerdos naufragados. Cuando descienden a la penumbra de las profundidades, los ojos herrumbrosos de los precios los observan.

Sus carnes de metal abiertas muestran sus huesos de hierro.

Entonces recuerdan sus propias desdichas y se internan en los cuerpos varados, entre los intestinos de las moles de metal.

Allí abajo rumian.

Ante oxidados recuerdos extraños, a base de suspiros de nostalgias ajenas, agotan el oxígeno.

 

diving-225580_640

Anuncios