Etiquetas

, ,

El tiempo me estira el ser

hasta hacer un esguince en el recuerdo.

No puedo tocarme los pies de la niñez,

Apenas los percibo allá abajo, en el suelo.

 

Puedo flexionarme hasta tiempos cercanos,

carne suave, acabada de levantar.

Tan frescos que duelen, abiertos

carne pasada que no puedo remendar.

 

El paso hábil cuesta, es pesado,

cuando se acumulan ciempiés transparentes.

Pasos que se andan, aunque quietos,

incluso machihembrado entre paredes.

Anuncios