Etiquetas

, , ,

Me pierdo en noches de cobalto, con la cabeza en órbita y manos que se tragan las sábanas. Sobrevuelo playas blancas con olas de oro, bordadas costas inéditas de dimensiones infinitas.

En el estómago de la madrugada transito por mundos fugaces, arquitecturas diseñadas para no ser habitables. Recintos azules sin ventanas. Ruinas de puertas rojas. Todas mastican un misterio.

Todo es mutable. Incomprensible. Un paseo por un museo que van a demoler mañana.

Despierto en la resaca de lo no inventado.

Es martes. Está nublado.

Anuncios