Etiquetas

, , ,

Cuando se trata de buscar, errar la pregunta puede retrasarte años.

Equivócate. No darás con ella a la primera. No empezarás a andar.

Tratando de diseccionar la corriente del día, intuyendo un cordaje de venas entre sus aguas. Abriendo con bisturí el filo de la madrugada. Buscando preguntas en las horas sin ojos.

Leyendo letras de voces calladas. Otorgándole un salvoconducto al destilado de la locura. Colgándote sobre el papel para que los hilos que vibran te muevan las manos.

Ganándole la espalda a las incógnitas que te persiguen. Tomando apuntes entre bambalinas. Tanteando tras de tí la puerta de salida.

Entonces, las preguntas abstractas que prescinden de signos curvados te enganchan como cebos. Y te arrojas por la pendiente sujetando tus papeles. Ególatras que salvan las velas de un incendio.

Si esperabas una respuesta en la última línea sigue tu camino.

Te espero trazando mapas bajo este árbol encendido.

Anuncios