Etiquetas

, ,

Sobre la recta línea del horizonte de un tranquilo océano todos vieron con sorpresa como una figura de múltiples aristas y de color encendido flotaba encarando las leyes de la física, de la lógica y de la realidad.

Un imposible buque poliédrico. Una gigante esquirla roja clavada en el paisaje marino.

Pero el horizonte no era recto, sino curvo.

Bajo las aguas bullían violentas corrientes.

Cada testigo comparó la figura con sus recuerdos.

No violaba ley alguna; seguía leyes aún desconocidas.

Por último, aquello era la realidad.

Así que, después de todo, todo era mentira.

Anuncios