Etiquetas

, , ,

Juego a la lotería de las paradas de autobús. Trayectos nuevos tras cristales oscuros, calles intrincadas que jamás recorrí.

Bajo la piel de escarcha del cielo hay un poema que no alcanzo en el ocaso de las farolas. El rio tranquilo hace pespuntes con peces de ciudad. Hay una novela en cada edificio, un poema en cada esquina.

Se agota el dia. El cielo de grisalla recorta edificios de fachadas oscuras por las que escalan ventanas incandescentes. Hay un descubrimiento en cada calle, una verdad por portal.

Mis pupilas se encaraman, colecciono estampas que colgar sobre la cabecera de mi cama. Una ciudad que nunca es igual. En la noche las hilvanaré para fluir, sin pies, entre vidas inventadas.

Anuncios