Etiquetas

, ,

Pienso en los cefalópodos,

aquellos que andan con la cabeza.

Algunos que miran al día

y ven segundos más allá,

una razón más,

una fibra distinta.

 

 
Pienso en los cefalópodos

como aquellos niños

que salieron de clase

el último día del curso,

pero no se resignaron

a devolver los ojos primeros.

 

 
Cefalópodos

capaces de moverse entre tiempos

sin levantarse del asiento.

Anuncios