Etiquetas

, ,

Dos mujeres sobre dos tacones abotonan la calle a su paso. Llena la avenida al caminar y prendido en su pelo de madera lleva la pasión, el placer y el miedo. No hay quien le niege un girar de ojos, de cuello, de cuerpo. Algunos quieren ver a la chica en problemas en busca de un detective. Otros la pulsión de la carne, un placer transparente de aroma imaginado, una carne para ocupar una cama. Para otros su piel valdría para llenar una vida.

Dos mujeres caminan sobre dos tacones, mudos en los espejos, haciendo equilibrios en su mente.

Anuncios