Etiquetas

, ,

La luz ambarina de la joyería

ilumina las huellas de un aislado.

Va buscando morder las esquinas

para destapar su mala sombra.

* *

Un hombre viejo se me acerca con una duda.

Necesita al menos una moneda

para saber contar hasta treinta y uno.

El dinero redondo rueda entre las manos.

Dios ha perdido la cuenta de sus cuentas.

* *

Una señora de negocios tapizada de negro

Indica a un taxista cómo colocar sus maletas.

Mientras, en público

Muestra una media con carreras sobre su pantorrilla.

Todo es falso, sin lugar a dudas.

* *

Anuncios